Las pensiones para los adultos mayores deben ser centro de debate en la seguridad social

Las pensiones para los adultos mayores deben ser centro de debate en la seguridad social

La Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) llevó a cabo el Seminario: “Las reformas de los sistemas de pensiones: en busca del modelo que garantice el bienestar de las personas adultas mayores”, el cual se debatió acerca de la sostenibilidad de los regímenes pensionarios posterior a la pandemia, así como las experiencias de reformas en los sistemas de pensiones en la región.

Con las participaciones y experiencias de los distintos países, el Seminario fue también una fuente de retroalimentación de las experiencias internacionales y/o de los programas e investigaciones de organismos de seguridad social.

Entre los participantes estuvieron: Julio César Cervantes Parra, Director Normativo de Prospectiva y Planeación Institucional, ISSSTE; Osvaldo Macías, Superintendente de Pensiones de Chile y Héctor Santana Suárez, Presidente de la Comisión Americana Jurídico Social (CAJS).

En su participación Osvaldo Macías, señaló que después de la pandemia se concluyó que es momento de mejorar el sistema de pensiones pues se requiere mayor expectativa de vida de hombres y mujeres, ya que actualmente, existe un ahorro insuficiente, baja tasa y densidad de cotización y retiros; baja cobertura de trabajadores independientes; entre otras.

“En Chile se trabajó en una reforma provisional que tiene por objetivos, entregar mejores beneficios a los actuales, aumentar la cobertura y beneficios del pilar solidario, fortalecer la competencia y aumentar la participación de los afiliados y fortalecer la institucionalidad, asegurando un mejor funcionamiento del sistema de pensiones”, explicó.

Julio César Cervantes Parra explicó que desde 2018 se ha trabajado en la mejora para las pensiones, la cual se implementó pues existía un bajo nivel de aportaciones, lo cual generaba tasas de remplazas insuficientes; había un elevado umbral de mil 250 semanas de cotización para alcanzar el derecho de pensión, todo lo cual llevó a un consenso de los trabajadores, patrones y Estado.

“La reforma elevó la tasa de contribución, se mejoró la pensión mínima garantizada por nivel salarial, se incrementó la cobertura de la pensión garantizada, entre otras, todo lo cual sigue siendo perfectible y que ha sumado a lograr la disminución de la desigualdad en el país”, dijo.