La seguridad y salud en el trabajo, elementales en esta nueva realidad

En el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) y el Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social (CIESS), abordaron la gestión integral de los factores de riesgo psicosocial en época de crisis y la seguridad y salud en el trabajo 2021, durante sus mesas de discusión de la Semana Virtual de la Seguridad Social.

La primera mesa del día expuso la importancia de la gestión integral de los factores de riesgo psicosocial, orientada al diseño de acciones enmarcadas en la normatividad emitida por el Ministerio del Trabajo en Colombia para promover el bienestar psicosocial y la calidad de vida de los trabajadores, y la prevención de las enfermedades derivadas de la exposición a los riesgos psicosociales que implica la situación de salud pública actual.

La Doctora Yolanda Sierra Castellanos, especialista en Salud y Trabajo de la Corporación para el Desarrollo de la Seguridad Social (CODESS), explicó que la salud implica el bienestar físico, mental y social, por lo que significa un estado máximo de bienestar y capacidad de adaptación del individuo a las condiciones del entorno.

“Con la pandemia se evidenció la necesidad de cuidar o atender temas como la ergonomía, los hábitos de vida y del trabajo saludables para el trabajo en casa, competencias sociales para la convivencia y técnicas de regulación, los cuales, aunque bien ya se tomaban en cuenta, no eran obligatorios”, dijo.   

Explicó que, en Colombia, para enfrentar esta situación, se trabajó en la creación de un sistema de gestión integral de los factores de riesgo psicosocial, que costa de un programa de bienestar psicosocial y calidad de vida; estudio de factores de riesgo y una intervención a partir de subprogramas.

La doctora Sierra Castellanos señaló que el modelo propuesto para el abordaje de los factores de riesgo psicosocial en los teletrabajadores se observa desde tres aristas: factores de riesgo psicosocial, variables moderadoras como estrategias de afrontamiento, y finalmente, efectos de exposición.  

Finalmente, informó que, dentro de las acciones y estrategias de promoción, prevención e intervención, están los protocolos de acciones generales que tienen que ver con la promoción de la salud y los factores de riesgo; los protocolos de atención de efectos y protocolos de intervención por sector económico.

La segunda mesa del día, Seguridad y salud en el trabajo 2021: construyendo sistemas resilientes de SST en las Américas, fue coordinada por Javier García Rivas, Investigador en la Comisión Americana de Prevención y Riesgos en el Trabajo y contó con la participación de Rodrigo Mogrovejo, asesor técnico principal OIT para VZF en América Latina; Jorge Medina Puga, socio creativo de Advisory Network for Wellbeing, y Renato Bignami, especialista en seguridad y salud en el trabajo de la Oficina Regional de la OIT para América Latina y el Caribe.

La mesa se realizó con el objetivo de discutir experiencias y alternativas para establecer sistemas resilientes de seguridad y salud en el trabajo, partiendo del contexto actual sobre las condiciones laborales y la respuesta a la pandemia.

Rodrigo Mogrovejo señaló que anticiparse y prevenir la crisis es fundamental para lograr una respuesta más efectiva, pues la pandemia es un reto para la seguridad y la salud en el trabajo de las personas, especialmente, para los trabajadores de los servicios de emergencia y atención a la salud.

Explicó que las normas internacionales del trabajo son un recurso clave en la respuesta a la crisis del Covid-19, entre ellos están los convenios como el 187, 155, y 161 y recomendaciones como la 197, 171, que tienen el objetivo de promocionar una cultura nacional de prevención y tener un sistema nacional sólido.  

“Para lograr un sistema nacional de seguridad social en el trabajo, se requiere fortalecer las políticas y los marcos normativos para que sea esencial la protección y promoción de la salud física y mental en el trabajo; el establecimiento de servicios de salud en el trabajo a nivel empresarial; reconocimiento de los accidentes en el trabajo y las enfermedades profesionales, entre otros”, dijo.

Renato Bignami indicó que los servicios de salud y seguridad en el trabajo están regidos por normas, dentro de las cuales hay funciones como la identificación y evaluación de riesgos; vigilancia del medio ambiente de trabajo y de las platicas laborales; asesoramiento en la planificación y organización del trabajo, vigilancia de la salud, todas ellas, esenciales para ayudar a los empleadores a mitigar el riesgo de contagio.

Finalmente, Jorge Medina, señaló que, durante esta pandemia, el personal sanitario es el que más riesgos corre y el más perjudicado, ya que existe sobrecarga de trabajo, desbalance vida-trabajo, exposición al SARS-CoV-2, tienen una alta responsabilidad, alta demanda emocional, y exposición a eventos traumáticos.

“Sus condiciones de trabajo van desde la falta de equipo de protección personal-, jornadas prolongadas, jornadas extra, entorno de trabajo peligroso, ausencia de inmunización contra el virus para ellos y sus familiares, ausencia de insumos para la ejecución de sus tareas, ausencia de capacitación para la prevención de riesgos de trabajo”, enumeró.

Explicó que para fomentar la resiliencia en la seguridad y salud en el trabajo se requiere reconocer al otro, resignificar el trabajo y la dignidad, ejercitar la empatía, y garantizar los derechos.

Compartir ahora