Estrategias integrales e inclusivas, necesarias para avanzar en la inclusión de género

La Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) llevó a cabo la XVIII sesión del Seminario Permanente de Bienestar en las Américas, titulada: “La perspectiva de género en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, la cual concluyó que ante la situación y retos que impuso el Covid-19, es necesario generar estrategias integrales en materia de género que permitan retomar avanzar hacia una sociedad más inclusiva.  
 
El Seminario tuvo el objetivo de fortalecer el diálogo y contribuir a la discusión sobre la importancia de la dimensión de género en las políticas públicas de las Américas para promover el pleno ejercicio de derechos de las mujeres, para lo cual se contó con la participación de Guillermina Martín, Master en Género, Sociedad y Políticas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) Argentina; Lelia Jiménez, especialista en Derechos Humanos e integrante de la Red de Cuidados en México; y Jonathan De Vicente Encarnación, Jefe de Departamento de Asuntos Internacionales de la Mujer de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
 
Los estereotipos de género en cada una de las esferas de la vida pública y privada condicionan las oportunidades a las que pueden acceder las mujeres y limitan el ejercicio de sus derechos sociales, económicos y políticos. Los esfuerzos por eliminar las distintas barreras en el acceso a salud, trabajo, educación, seguridad social, sistema financiero no han sido escasos.

Al respecto, la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proporciona una serie de directrices que buscan reivindicar la igualdad de género como un derecho humano fundamental y posicionarla como premisa para lograr un mundo próspero.
 
Guillermina Martín señaló que millones de mujeres salieron de la fuerza laboral debido al Covid-19, lo que implica un retroceso de 30 años que debe revertirse a través de políticas públicas de empleo para mujeres, de igual forma, la denuncia de violencia en contra de las mujeres y niñas aumentaron considerablemente.
 
“Ante este panorama, los cimientos de la recuperación pasan por volver a lo acordado en convenios como CEDAW, Conferencia de Población y Desarrollo y la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, donde la Agenda 2030 sigue siendo un elemento central, que contiene 54 indicadores sensibles a género. El PNUD ha desarrollado una estrategia de recuperación con igualdad de género y empoderamiento de las mujeres que tiene que ver con cuatro puntos: protección social, gobernanza, alteración digital y economía verde”, explicó.
 
Lelia Jiménez destacó que las mujeres enfrentan el Covid-19 con mayor vulnerabilidad, empezando desde el tema del desempleo, ya que los trabajos que mayor impacto sufrieron fueron sectores como el de servicios o pequeños comercios, y la informalidad, los cuales eran mayormente desempeñado por mujeres; además del trabajo doméstico remunerado que fue drásticamente impactado, por todo ello, es vital que los Estados no renuncien a la institucionalidad de proveer servicios y redes de cuidados.
 
Jonathan De Vicente aseguró que son evidentes los efectos de la pandemia en la consecución de la igualdad de género por lo que no hay condiciones para que los Estados negocien nuevas metas en el tema, sino que deben retomarse las que ya existen.
 
“Para ello, ONU Mujeres ha enunciado varias medidas para continuar con la consecución de la igualdad a través de acciones como: mitigar la violencia de género; promover la protección social de paquetes de estímulos económicos para mujeres y niñas; fomentar que las personas apoyen y practiquen el reparto equitativo de trabajo de ciudadanos; que las mueres y niñas lideren y participen en la planificación de la toma de decisiones de respuesta a Covid-19; y garantizar que los datos y mecanismos de la coordinación incluyan la perspectiva de género.

Compartir ahora