Los cuidados no son una tarea exclusiva de las mujeres

La Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), lleva a cabo el “Foro de trabajo y políticas de cuidado en América Latina”, el cual tiene el objetivo lograr una comprensión conceptual del trabajo de cuidado, del papel central que históricamente han desempeñado las mujeres en éste, así como sus implicaciones en términos sociales, políticos y económicos, y emprender políticas y programas integrales pertinentes, encaminados a transitar hacia sociedades más justas que permitan y promuevan el acceso equitativo a los derechos humanos, al desarrollo individual y al bienestar de los pueblos.

Con este Foro, la CISS pretende de constituir un espacio continuo, plural e incluyente para el intercambio, discusión y análisis riguroso del bienestar en los países del continente americano.  

La inauguración del Foro se llevó a cabo con la conferencia magistral: “Trabajo de cuidado en América Latina y el Caribe”, por Karina Batthyány. Secretaria Ejecutiva del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), quien detalló que el cuidado se referiere a ayudar a niñas, niños o una persona dependiente que no puede realizarlo por si sola y que cuenta con tres dimensiones: trabajo, económica y psicológica.

La Secretaria Ejecutiva de CLACSO indicó que el cuidado es una actividad en la que predominan las mujeres, ya sea de paga o no paga; y en la región, los estudios han encontrado que existe una gran desigualdad en los cuidados y un acceso desigual en la oferta pública que profundiza la segregación.

“Las políticas de cuidado son un conjunto de los trabajos destinados a garantizar el bienestar de las personas con algún nivel de dependencia. Dichas políticas deben enfocarse en lo que llamamos las tres R´s y que significan: redistribución, reconocer que se trata de una responsabilidad colectiva; revaloración, económica y socialmente el trabajo del cuidado; y reformulación, tiene que ver con romper la idea de que cuidados es una tarea exclusiva de las mujeres”, dijo.

En la Mesa 2: “Sistemas de cuidados y cadenas globales: perspectivas desde la economía feminista”, participaron Alejandra Santillana Ortiz del Instituto de Estudios Ecuatorianos y Observatorio del Cambio Rural, Laura Pautassi de la Universidad de Buenos Aires y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, y Rosario Aguirre de la Universidad de la República de Uruguay.

En su oportunidad, Laura Pautassi señaló que se debe reconocer el valor social de los cuidados, pues constituye un trabajo (ya que requiere de tiempo, esfuerzo, competencias) y genera un valor económico, sin embargo, este no es inherentemente remunerado. De hecho, aunque se realiza de manera gratuita en el hogar, también puede ser previsto por el mercado, el Estado o por organizaciones sociales.

“El cuidado es un derecho humano, se trata del derecho a cuidar, a ser cuidado y al autocuidado. Se considera al cuidado como una obligación que se desprende del derecho al cuidado. Actualmente existe un déficit de cuidado, al mismo tiempo que existe inequidad en su prestación y recepción, lo que ha provocado una cadena de desigualdad. La pandemia ha puesto en evidencia los cuidados, por lo que debe existir una reflexión con enfoque de derechos humanos y de género”, explicó.

Alejandra Santillana Ortiz indicó que la discusión de los cuidados tiene que ver con un planteamiento de la economía feminista, la cual cuestiona distintas economías y corrientes, y retoma la interdependencia y los vínculos que tienen que ver con la relación con los demás. 

“La economía feminista pone énfasis en la vida y el sostenimiento de la vida, no de forma abstracta, sino una vida en justicia y redistribución.  En este marco, el cuidado no solo atraviesa por una división social del trabajo injusta, sino por diferencias de clases sociales y precarización”, explicó Santillana Ortiz.

Finalmente, Rosario Aguirre, señaló que es necesario un sistema de bienestar social más amplio que el que se tiene actualmente, lo que supone el fortalecimiento de este sistema que logre incluir a todos los sectores.

Por ello, afirmó que se requiere de la regulación del Estado para revisar las horas laborales, la posibilidad de sindicalización y más concretamente, una ley de trabajos de cuidados; y si bien, la pandemia dio visibilidad a las tareas de cuidados, esta debe ir más allá del reconocimiento.

El “Foro de trabajo y políticas de cuidado en América Latina, 2021, tendrá tres jornadas, con múltiples aristas de este tema, las cuales continuarán los días 7 y 8 de abril.

 

Compartir ahora