El mundo del trabajo está evolucionando, ante ello, es fundamental un paquete integral de protección

El mundo del trabajo está evolucionando, ante ello, es fundamental un paquete integral de protección

La Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) llevó a cabo la XXII Sesión del Seminario Permanente de Bienestar en las Américas, con la presentación del libro blanco del Banco Mundial Protegiendo a todos: riesgo compartido para un mundo laboral diverso y diversificado, de Truman G. Packard, economista Líder de la Práctica Global de Protección Social y Empleo de dicho organismo internacional.

La obra de Truman G. Packard analiza la pertinencia y los efectos de las actuales políticas de distribución de riesgos en los países de renta baja y media, los factores globales de perturbación que configuran y diversifican la forma de trabajar de las personas. Además propone políticas alternas de distribución de riesgos o formas de aumentar y mejorar las políticas actuales para que sean más pertinentes y respondan a las necesidades de las personas. El texto invita a trazar un camino de transición razonable desde el enfoque político actual a uno alternativo que amplíe sustancialmente la protección a una mayor parte de las y los trabajadores y sus familias.

En su intervención, el Secretario General de la CISS, Alvaro Velarca Hernández, recordó que desde la década de 1980 se intentó reformar algunos de los componentes de los sistemas de seguridad social para adecuarlos a un modelo económico más flexible, pero estos esfuerzos han arrojado resultados hasta cierto punto limitados. Reconoció, además, que hoy amplias porciones de población permanecen excluidas de la seguridad social o tienen una protección mínima; a la par que la pandemia de COVID-19 ha acentuado muchas de las transformaciones económicas, laborales, familiares y demográficas, incrementando la consecuente necesidad de reforma de nuestros sistemas de seguridad social. “Sólo mediante un diálogo social extenso e incluyente se puede llegar a la formulación e institucionalización de mecanismos que den cabal cumplimiento al derecho humano de la seguridad social para todas las personas. Por eso estamos hoy aquí, para presentar y discutir propuestas de mejora de nuestro ámbito de trabajo, así como experiencias desde esferas tan diversas como el gobierno, la academia, la sociedad civil y desde otros organismos internacionales”, dijo.

Durante la presentación del libro, Truman G. Packard aseguró que las políticas de reparto de riesgo crean resiliencia que deben adaptarse al entorno, ya que paulatinamente se ha dado un periodo de grandes cambios en los mercados de trabajo del mundo en lo relativo a la demanda y oferta, donde se involucran variables como el cambio tecnológico, integración económica, cambio social, cambio demográfico y hasta el cambio climático. “Las políticas prevalecientes asumen que la mayoría de las personas están en un empleo dependiente estable, pero el trabajo es más diverso y fluido. Los supuestos fundamentales del trabajo tienen que cambiar, darse una relación directa entre el Estado y el ciudadano. El mundo del trabajo está evolucionando, pero las instituciones, las regulaciones, no lo están haciendo tan rápido, por lo que se requiere una protección más accesible y robusta; es decir, un paquete integral de protección, que tenga por lo menos un mínimo garantizado financiado públicamente con cargo a la base imponible más amplia (beneficio básico de coste en transferencias y primas subvencionadas), y hasta uno voluntario y privado (provisión del mercado regulado de ahorros y seguros)”, aseguró.

Finalmente, dijo que los responsables de políticas públicas en la materia, deben considerar que una base del reparto de riesgo eficaz, es la prevención de la pobreza y la protección subvencionada contra medidas catastróficas, financiadas con impuestos de base amplia, con protecciones sólidas contra el empobrecimiento disponibles para todas las personas dondequiera y como sea que trabajen. En lugar de proteger a los trabajadores del cambio, los gobiernos pueden reorientar sus esfuerzos para protegerlos para el cambio, apoyar las transiciones laborales, la capacitación y el reempleo, entre otras.

Con esta sesión, se cuentan 22 seminarios que la CISS ha celebrado desde 2019 y que en 2022 continuarán, pues son un espacio de reflexión y análisis que se articulará con los festejos por la conmemoración del 80 aniversario de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social.

-o0o-