Imperante que las pensiones brinden seguridad económica

 

El objetivo primordial de las pensiones es el brindar seguridad económica en la última etapa de vida, por lo que el poder adquisitivo de éstas es imprescindible en la discusión. Es indispensable dar certidumbre a la población de jubilados sobre la suficiencia de los recursos con los que contarán en el tiempo, lo que sería imposible si éstos se ponderan mayormente a un indicador inflacionario que no está controlado.

Así lo señaló la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) en el estudio: “Análisis sobre la propuesta de modificación para el cálculo del crecimiento del valor de las pensiones en Argentina”, donde examina los cambios que se han tenido en las últimas tres décadas, y cuál de ellos ha sido el más benéfico para la población.

Tonatiuh Martínez Aviña, Consejero Económico de la CISS, realizó el análisis basado en el documento: Ley de Movilidad de la Seguridad Social: hacia un esquema óptimo de actualización de las prestaciones, de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), el cual es debatido en el Poder Legislativo actualmente como una fórmula para calcular el crecimiento de las pensiones.

En la nota técnica, Martínez Aviña señala que el gobierno argentino ha determinado el crecimiento del valor de las pensiones cambiando en varias ocasiones en los últimosquince años; debido a los cambios constantes en la inflación, las pensiones también se ven afectadas y el cálculo de ellas se modifica constantemente.

En 2005 se implementó una reforma paramétrica conocida como instauración de la moratoria previsional, la cual consistió en la creación de una modalidad de jubilación para quienes no cumplieran con el requisito de 30 años de aportes. Con este cambio, el sistema de pasivos del sistema aumentó del 70% al 90% entre 2006 y 2014, y entre 2005 y 2011 cerca del 40% de las prestaciones por jubilaciones y pensiones correspondieron a personas acogidas a la moratoria. Con ello, fue uno de los programas más exitosos de la región.

En 2007 se comenzó con el retorno al modelo de beneficio definido, pues se permitió la libre elección entre dicho sistema y el de capitalización individual, todavía vigente en ese año. Además, se estableció que, en los casos en que el trabajador o trabajadora no hiciera una elección explícita, la opción por defecto sería el sistema de beneficio definido.

Para enfrentar la potencial reducción de la cobertura de pasivos y resolver algunos déficits del sistema de pensiones, se implementaron distintas reformas; entre ellas, la Ley de Moratoria Previsional y la Ley de Movilidad Previsional.

“Lo que la propuesta busca es relacionar el incremento de las pensiones con los salarios, no sólo que mantengan su poder adquisitivo. Por ende, se considera que la propuesta de ANSES es viable en los términos planteados, y que sólodeberá replantearse una vez que se recupere el poder adquisitivo de las pensiones o que la inflación presente un comportamiento estable”, explicó.

Compartir ahora



Deja un comentario