“El Estado debe hacer valer su papel de protección de la política social”: Gibrán Ramírez Reyes

Durante la inauguración del Seminario Internacional: “La lucha por la seguridad social en América Latina y el Caribe”, el Secretario General de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), Gibrán Ramírez Reyes, señaló que, como resultado del periodo liberal, el concepto de bienestar desapareció de la seguridad social, y este último, en lugar de ser protección contra riesgos sociales, paso a concebirse como un mecanismo de aseguramiento financiero muy limitado.

En el Seminario, convocado por la Fundación Sol Chile, Fundación Rosa Luxemburgo, el Centro Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), el Instituto Argentino para el Desarrollo Económico, el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y la CISS, Ramírez Reyes indicó que el Seminario plantea un repaso por las experiencias interamericanas en materia previsional, realizando un ejercicio de análisis de cada uno de los modelos de pensiones, sus resultados y consecuencias en el bienestar de las sociedades de América.

“La circunstancia de la pandemia nos tendría que llevar a poner cada vez más en primer lugar a las personas y no a los flujos de capital. Tenemos como tareas pendientes garantizar el acceso universal como derecho humano a la seguridad, el cual se ha visto afectado por lógicas privadas que anteponen las ganancias a la protección ante riesgo sociales donde el Estado debe hacer valer su papel de protección de la política social y como proveedor de bienestar”, aseguró.

Durante su intervención, el Secretario General de la CISS aseguró que la palabra bienestar perdió fuerza y lucha en el debate público durante el periodo neoliberal, mientras que la privatización de bienes y servicios, antes de administración estatal, fue el instrumento que usaron los hacedores de política publica para gestionar el incremento del espacio del libre mercado como única vía de crecimiento y el desarrollo nacional.  

“Este proceso trajo consigo la degradación de los gobiernos y su desvinculación con sus obligaciones básicas. A través de decisiones políticas y económicas, se desvirtuó la seguridad social al grado de colocar al Estado como un mero facilitador, y en el peor de los casos, como un regulador del mercado, y en muchos casos se renunció incluso a eso”, aseveró.  

Explicó que en poco tiempo se pasó de mecanismos pensados y diseñados como distributivos y solidarios, a una realidad alternativa donde se individualizaron los riesgos sociales a través de la mercantilización de la salud y de las pensiones. Actores como el FMI y el BM buscaron disminuir el papel estatal en el financiamiento de la política y los servicios sociales, procurando que el sector privado se adentrara en su proveeduría.  

“Se tiene que pensar en modelos mixtos donde el Estado mantiene un modelo de beneficio definido, agregando un canal de ahorro obligatorio que pudiera ser administrado por empresas privadas. En ese sentido, la CISS buscará aportar a la discusión, el análisis y la propuesta de cumplir con ese objetivo que tenemos en este Seminario”, finalizó.

Compartir ahora