La propuesta al sistema de pensiones presentada da continuidad a un modelo fracasado


“La propuesta del gobierno federal respecto a la reforma a las pensiones perpetúa el modelo actual de la permanencia de las cuentas individuales y la administración privada de los recursos de los trabajadores, dando continuidad a un modelo que ya probó ser un fracaso, por ello, será necesario y pertinente que el proceso de discusión se de hacia un modelo integral que deje de lado la lógica mercantilista en el ahorro de los trabajadores y se sustente en la seguridad social”.

Así lo dió a conocer Tonatiuh Martínez Aviña, economista y Consejero Económico de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), quien indicó que la propuesta de Hacienda no aborda la situación de los trabajadores informales, las mujeres que perciben menores ingresos o los problemas en universidades, entidades federativas y gobiernos municipales, que no han podido manejar sus pasivos pensionales.

“La 4T debe tocar el tema previsional de forma más profunda, porque no se debe olvidar que las pensiones son parte de la seguridad social y esta es un derecho humano; el modelo de hoy es un modelo de ahorro forzoso, no un modelo de pensiones ni de seguridad social, por ello es necesario que el papel del Estado sea uno donde garantice una pensión con un porcentaje suficiente para tener una vida digna y el modelo presentado no asegura una tasa de reemplazo del 40 por ciento en promedio”, dijo.

El Consejero de la CISS explicó también que la propuesta presentada es reflejo de quienes participaron en el acto, específicamente la Secretaría de Hacienda y su titular, proveniente del Banco Mundial, institución que siempre ha pugnado por la privatización de los ahorros de los trabajadores, así como de Carlos Noriega, quien hasta hace año y medio era presidente de las AFORES y ahora Jefe de la Unidad de Seguros y Pensiones, lo cual dificulta transformar este scenario. Sin embargo, confió en que el presidente es quien tiene la última palabra y como ya lo hizo a inicios de año, puede solicitar una revisión más profunda que sí beneficie a los trabajadores.

Martínez Aviña dijo que si bien la propuesta presenta un incremento del 13 por ciento de los patrones a las aportaciones y que ellos van a absorber esos incrementos de la tasa de cotización, eso solo aplicará para trabajadores de mayores ingresos, no para los de menores ingresos, los cuales seguirán recibiendo una aportación patronal de 5.15 por ciento y el gobierno lo hará a través de la cuota social. Además, se propone también la disminución de las semanas de cotización, de mil 250 a 750 para adquirir una pensión mínima garantizada, lo cual quiere decir que los trabajadores tienen el respaldo de que el gobierno les dará una pensión en caso de que cumplan con las 750 semanas.

“Todo esto implica un costo del que no se habló y que significa más presión fiscal para el Estado”, dijo Martínez Aviña, quien agregó que esta propuesta no contó con la participación de académicos ni especialistas en el tema.

Compartir ahora



Deja un comentario