Trabajadoras del hogar, aún sin seguridad social, y en mayor riesgo por COVID-19

En el marco del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, el Secretario General de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), Gibrán Ramírez Reyes, aseguró que el Programa Piloto puesto en marcha por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para brindar seguridad social a las trabajadoras del hogar, no ha logrado una eficiente cobertura, en su mayoría, debido a la negligencia de los patronos, al temor de las trabajadoras a exigir el acceso a sus derechos y a la poca eficiencia de la plataforma de inscripción.

“¿Cuántas personas habrán tomado la decisión de pagarles por adelantado el dinero de la jornada nacional de sana distancia y pedirles que se resguardaran en sus casas? Esas trabajadoras son más de dos millones. La cuenta de la informalidad puede seguir, empezando por lo que sufren ya los comerciantes ambulantes, pero el riesgo no acaba en ese universo”, señaló Ramírez Reyes, en su artículo publicado en Diario Milenio.

El Secretario General del organismo internacional advirtió que, por la escasa cobertura de la seguridad social, la enfermedad del nuevo coronavirus se vivirá en México también como un problema de clase –y habría que generar un plan de asistencia y de distribución de víveres en cada entidad federativa, como ha hecho ya el gobierno de la ciudad con algunas de las poblaciones vulnerables.

En contraste, Gibrán Ramírez Reyes también se refirió en su columna de Milenio al Grupo Modelo, que “con gran espíritu cívico se comprometió a donar más de un cuarto de millón de botellas de gel antibacterial al IMSS con alcohol extraído de la elaboración de su cerveza. Sin embargo, todas sus áreas siguen trabajando hasta este domingo, excepto los administrativos que llevan semanas haciendo home office”.

Gibrán Ramírez enfatizó que las trabajadoras del hogar se suman a otros sectores en riesgo como ancianos, diabéticos, hipertensos y asmáticos, trabajadores de la salud, empleados públicos de seguridad y de limpia; sin olvidar a las trabajadoras sexuales.

Según estimaciones de la CISS, para 2018, más de 2 millones de mujeres se dedicaban a este oficio.

Compartir ahora