La salud debe entenderse como un derecho humano, no como un derecho laboral

“Es fundamental que los Estados, sus instituciones y los distintos actores relacionados con la materia, discutan con base en la evidencia, investigación rigurosa, experiencias exitosas y de fracaso, diagnósticos que partan de las distintas realidades, avanzar hacia la cobertura universal en salud en la región y superar las condiciones fundamentales de desigualdad en el acceso a derechos básicos, especialmente el de la salud”, aseguró Gibrán Ramírez Reyes, secretario General de la CISS.

Lo anterior, en el marco del “Seminario sobre cobertura universal en salud como mecanismo para facilitar la integración regional”, organizado conjuntamente con el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA).

Ramírez Reyes señaló diez puntos para avanzar hacia la universalización de la salud: cobertura, acceso y exigibilidad;  modelos basados en atención primaria con énfasis en prevención y proximidad; mecanismos de participación social; regulación y fiscalización del sector privado; eliminar barreras de acceso; intervenciones sectoriales; reposicionar la salud pública como eje orientador del Estado; valoración de los recursos humanos como protagonistas de la atención primaria; innovación tecnológica; y financiamiento sostenible y eficiente.

Por su parte, el embajador Oscar Hernández, representante del SELA, señaló que en la región se han llevado a cabo importantes avances en la materia desde distintos organismos internacionales, sin embargo, reconoció el rezago que existe en eliminar la desigualdad en el área de la salud en ejes como la sostenibilidad política y financiera. “Esto se refleja en que unos 100 millones de personas se vean empujadas a la pobreza extrema; más de 800 millones de personas gastan el menos el 10 por ciento de su presupuesto familiar en gastos de salud, esto a nivel mundial, y a nivel regional, que se gasté solo un 3.8 por ciento en salud, muy por debajo del 6 por ciento recomendado por la OPS”, reconoció.

David Razú Aznar, Director de Vinculación Institucional y Evaluación de Delegaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien acudió en representación de Zoé Robledo Aburto, presidente de la CISS, aseguró que la discusión de la universalización de salud debe darse en tres dimensiones: la fiscal, donde se busquen mecanismos para invertir más en salud; institucional, para aumentar la eficiencia; y el espacio laboral.

Por su parte, María Cecilia Díaz Acuña, Asesora en Sistemas y Servicios de Salud de la representación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en México, explicó que las líneas estratégicas sobre los cuales se debería basar la universalización son gobernanza en salud, financiamiento, acceso, y acciones intersectoriales.

“La cooperación regional es una vía para dar solución a los retos internacionales, y en el sector salud enfrentamos, solo por mencionar algunos retos: enfermedades contagiosas, enfermedades crónicas no transmisibles, violencia, e integración de migrantes en los sistemas de salud; todos ellos parte importante para lograr la cobertura universal”, indicó Daniel Cámara Ávalos, Director General Adjunto para Asuntos Hemisféricos y de Seguridad de la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE).   

El Seminario tiene lugar en las instalaciones de la CISS los días 27 y 28 de noviembre, días en los que se desarrollarán diversos paneles en torno a las dimensiones sociales en salud y la integración latinoamericana y caribeña.

Compartir ahora